Situaciones de desorden cotidiano nos alejan diariamente de nosotros mismos. Solo a través de experiencias simbólicas y sensoriales logramos conectarnos con nuestra esencia mas profunda, revelando con ello esos lugares de paz y elegancia que son todo un pueblo renaciendo adentro, ensombrecidos en la rutina, que despiertan con cada pieza a una nueva sensación, tendiendo un vinculo entre el pasado y el presente para lograr un solo tiempo; el ahora mismo, cada vez mas fuerte, con identidad, sofisticación y trascendencia.

Renacer es el nombre de nuestra campaña y a través de Cuenca mestiza nos embarcamos diariamente en esta búsqueda de paz y amplitud cada vez que diseñamos piezas, tomando lo mejor de nuestra cultura originaria y adaptándola a nuestro tiempo actual.